Papeles y soportes para scrapbooking. Curso de iniciación al scrapbooking, lección 2

Papeles y soportes para scrapbooking, por Alúa Cid

Hoy continuamos el minicurso de scrapbooking con los elementos que considero fundamentales: los papeles de scrapbooking.

Como te conté en la lección anterior, el scrapbooking nació como industria en Estados Unidos y a partir de ahí se extendió al resto del mundo. ¿Por qué te recuerdo esto?

Porque mucha terminología permanece en su modo anglosajón -aunque yo intento traducir al máximo las palabras al castellano-, las medidas son en pulgadas y los formatos del papel tienen los tamaños que usan en Estados Unidos.

Tras esta introducción, te detallo los tipos de papeles y soportes que encuentras a la venta para hacer scrapbooking.

 

Papeles para scrapbooking, un universo de colores y texturas

El papel es para mí lo más importante del scrap, todo lo demás son complementos. Por eso yo cada vez amplío más y más los formatos de papeles, y no tengo tantas decoraciones.

¿Qué tipos de papeles puedes encontrar en el mercado y en qué formatos?

 

Tipos de papeles para scrapbooking

Los papeles usados para scrapbooking tienen un gramaje de cartulina, entre 180 y 250 gramos. Menos de eso es un papel muy fino para scrapbooking y por encima sería complicado de plegar.

Al comprarlo, considero muy importante que esté impreso en inyección, normalmente offset. Da lugar a papeles mates que al plegar conservan los dibujos.

Cuando el papel está impreso a láser aparece con un brillo producido por el toner y para mí tiene una gran pega: cuando trabajamos el papel, le hacemos hendidos o lo plegamos, la tinta salta del papel. De forma que donde hay pliegue se ve blanco.

Normalmente el papel de scrapbooking lleva un dibujo grande, patrones o incluso etiquetas que puedes recortar y convertirlas en tarjetas para meterlas en algún bolsillo o escribir texto sobre ellas.

Junto a estos, cada vez se comercializan más los papeles sólidos. Los llaman así en Estados Unidos y tienen las mismas características que acabo de decirte, excepto el diseño. Son colores planos, sin motivos, en la misma paleta de colores que la colección a la que acompañan, para combinar con los papeles con dibujos o patrones.

En mi marca, los papeles sólidos son de un color plano por una cara y por el reverso uso el mismo color y le añado alguna textura, para que tengan un poco más de gracia y no parezcan una cartulina normal.

Por último, añadir que en ocasiones se añade un efecto a los papeles, como foil -un dorado brillante, tipo pan de oro; o plata u oro rosa-, barniz y purpurina.

Papeles especiales para scrapbooking

En scrapbooking usamos papeles con soportes especiales, como el papel vegetal, que yo fabrico con más gramaje que el que usábamos en el colegio para calcar. Van impresos y como son traslúcidos le dan toques especiales a los trabajos.

Luego están los acetatos impresos a una tinta o en color. También se les puede aplicar también foil o purpurina. Yo los suelo imprimir en blanco, que es como más me gustan.

Y otro tipo de soportes son los polipropilenos translúcidos, opacos, de colores, con topos impresos…

 

Tamaños comunes de los papeles de scrapbooking

Los papeles de scrapbooking se venden por unidades de 12×12”, medidas que emplean en Estados Unidos y que equivalen a 30,5×30,5 cm. Aunque a veces tienes unos centímetros extra donde llevan el código, la descripción o un patrón de otro papel con el que combina y que nos ayuda a coordinarlo.

Si tu papel lleva códigos, tenlo en cuenta si lo estás cortando por la otra cara. Puedes llevarte la desagradable sorpresa de que al darle la vuelta no es uniforme.

Un buen precio para este papel está entre 0,90 € y 1,20 €, y sube hasta los 2 o 3€ si lleva foil, purpurina o barniz.

Pero cada vez más, las marcas (yo incluida) vendemos los papeles de scrapbooking en blocs o kits porque los papeles sufren menos en los envíos y porque la unidad te sale mucho más barata.

Te hablaré de ellos a continuación, pero te los presento ahora para decir que los formatos de los blocs grandes son de 12×12”, los hay de 6×6” que ya casi están en extinción y cada vez se venden más los llamados blocs pequeños de 6×8”, cuyo tamaño se asemeja a un A5.

Y luego hay papeles con tamaños especiales.

 

Nuevos formatos, más posibilidades

Además de los papeles por unidad, como te decía, también se venden agrupados en blocs y kits:

  1. Los kits de papeles de scrapbooking nacieron en Estados Unidos (¿dónde si no?) y aquí hemos ido detrás. Suelen llevan unos 12 papeles sueltos impresos a doble cara y empaquetados en bolsas plásticas. A veces incluyen una hoja de pegatinas o troquelados, y en mi marca a veces le añado sellos o algún troquel extra.
  2. Los blocs de papeles de scrapbooking, en Estados Unidos los llaman pad, incluyen los papeles encolados por la parte superior. Inicialmente llevaban 24 papeles con los 12 motivos de los kits, pero impresos a una cara. Incluso hay papeles con 48 papeles donde los papeles se duplican.

 

Esa es la norma. Pero las reglas están para romperlas y desde hace unos años en España la marca Mintopía comenzó a comercializar blocs que llevan papeles impresos a una y dos caras.

Yo la he seguido y mis blocs llevan la misma estructura: tienen primero papeles a doble cara primero y a una sola cara después, de forma que no tienes que escoger. Y casi por el mismo precio de un bloc estándar.

Me parece muy interesante combinar los dos… ¿por qué? Porque para muchas cosas nos viene genial que el papel sea a doble cara y para muchas otras, sobre todo cuando lo vamos a pegar, nos da pena inutilizar una cara impresa.

Bloc de tarjetas Mazapán para Rita's Diary
Bloc de tarjetas Mazapán

Y otro formato novedoso son los blocs de tarjetas que se usan para los álbumes de fotos con fundas, también conocidos como Project Life, que en realidad es la primera empresa que los lanzó.

Luego cada marca le hemos puesto nuestro propio nombre: el mío es Rita’s Diary. Son carpetas con páginas que tienen bolsillos con fundas transparentes y luego tarjetas para meter en estos bolsillos.

Se fabrica mucho papel impreso con idea de usar como tarjetas. Lo más común es que vengan impresas a doble cara en cartulina gordita, recortadas y en un blíster plástico. Yo he lanzado una línea de básicos en cartulinas blancas, negras, vegetales y Kraft como comodín para saltear por el medio de las tarjetas. Puedes coserle algo, escribir o pegarle una foto.

En mi marca he lanzado blocs con muchísimas tarjetas. Evito alzarlas y empaquetarlas, no se generan plásticos y residuos, y por el mismo precio tienes mucha más cantidad.

 

Otros acabados del papel

Los papeles de scrapbooking tienen un acabado mate, similar al de una cartulina de calidad.

Si manipulas mucho el proyecto, pueden mancharse. Así que para evitarlo, existen papeles laminados para hacer cubiertas, que protegen el trabajo y se pueden limpiar con un paño húmedo.

El laminado es como un plastificado que no lo notas al tacto, pero protege el papel.

 

Soportes para scrapbooking

En scrapbooking realizamos desde cero estructuras para álbumes de fotos, cajas, carpetas… El material que les da consistencia es el cartón, que se forra directamente con los papeles que te detallé o primero con cartulina y luego se decoran con papel.

Como ya te comenté en la lección anterior, el scrapbooking va de aprovechar materiales, así que como cartón gris interior puedes aprovechar cajas de bombones, zapatos, cereales o galletas.

Si no tienes materiales a mano, esto es lo que encuentras a la venta:

Cartón contracolado

En las tiendas de scrap encuentras siempre cartón contracolado gris. Trabajamos con el que tiene entre 1,5 y 1,75 cm de grosor. El de 2cm se suele usar más para cartonaje.

Su tamaño habitual también es de 12×12” pero, como a mí me gusta trabajar en formato amplio, porque me prefiero los proyectos grandes y pesados, con muchas solapas y desplegables, en mi web lo tienes en A3.

Es un cartón resistente y fuerte, 100% reciclado y en el proceso de fabricación le introducen virutas metálicas, algo que daña muchísimo el cúter. Te recomiendo siempre no usar guillotina para cortarlo. Emplea un cúter, ya que es más económico reponer la cuchilla quitando un trozo.

En cuanto a soportes, yo también quise introducir más variedad en el cartón y cuento con cartón contracolado negro y cartón contracolado blanco cremoso.

Son del mismo grosor que el gris, pero la tripa del cartón es blanco o negro, no un cartón gris con una cubierta.

Es un cartón muy caro, pero para hacer etiquetas queda muy bien. También son útiles para trabajos en los que forras el cartón, pero dejas al aire los cantos.

 

Cartulinas

Otra de mis tendencias es forrar el cartón contracolado gris primero en cartulina y luego decorar con papel de scrapbooking.

Para ello utilizo cartulinas gorditas de 250 grs.

Como las cartulinas de 12×12” no me llegaban a nada, en mi web encuentras un montón de cartulinas básicas en formato 32x45cm 12,5×18”.

Las tengo en muchos colores, con textura de madera, efectos de destellos…

Y también he lanzado mi propia línea de cartulinas básicas que por una de las caras tienen una ligera textura y por la otra un color liso. O láminas a una cara que incluyen dos diseños para usar en la portada y contraportada de tu proyecto.

Lámina edición especial Aluli primaveral tamaño A3

 

Hasta aquí ha llegado la segunda lección de iniciación al scrapbooking.

Si prefieres ver el vídeo que complementa este post, pincha aquí, que te llevo.

¿Te ha gustado el contenido o sabes de alguien a quien pueda interesarle? ¡Pues compártelo con ella, para que conozca la variedad de papeles y soportes para scrapbooking que hay en el mercado! Y ahora… pasemos a la siguiente lección.

Entradas recomendadas